Peritos en construcción: garantizando la calidad de las edificaciones

En medio del proceso de levantamiento de una edificación varios profesionales deben intervenir para garantizar que el resultado sea seguro y apegado al proyecto inicial, el uso de materiales, las mediciones y varias decisiones entran en el juego para lograrlo. Los peritos en construcción tienen la importante tarea de realizar varios análisis de forma de […]

peritos en construcción

En medio del proceso de levantamiento de una edificación varios profesionales deben intervenir para garantizar que el resultado sea seguro y apegado al proyecto inicial, el uso de materiales, las mediciones y varias decisiones entran en el juego para lograrlo. Los peritos en construcción tienen la importante tarea de realizar varios análisis de forma de garantizar entregas impecables.

Y cuando mencionamos la entrega, nos referimos al momento en el que la construcción ha terminado y hasta los últimos detalles han sido finalizados, momento en el cual una inspección final tiene lugar para dar el aval de que los próximos ocupantes estarán seguros e invertirán en infraestructuras que cumplen con todos los parámetros necesarios.

Pero más allá de ello, existe todo un universo de prácticas que tienen lugar en medio de la construcción. Un ejemplo, los proyectos desde un primer momento, están pensados para un uso específico, pudiendo ser para el funcionamiento de oficinas o para el establecimiento de viviendas familiares, entre los más comunes, cada tipo implica detalles particulares para analizar.

Si nos centramos en el caso de un edificio de apartamentos, podemos abordar varios temas, por ejemplo, el espacio para la instalación posterior de ascensores deberá ser el adecuado para que dicho aparato pueda albergar el número de personas adecuado acorde a las dimensiones de la infraestructura y el número de personas que se espera que vivan allí.

Si no hubiese un proyecto serio o un grupo de especialistas que avalen estas mediciones, probablemente el edificio resulte poco funcional respecto a la cantidad de personas que necesitarán usar el ascensor para acceder a sus pisos. Es la constructora una de las principales responsables de respetar el proyecto inicial y supervisar que el proceso se cumpla cabalmente.

Para el caso de las tuberías de distribución de agua y de desagüe pasa exactamente lo mismo, deben tener la capacidad o diámetro suficiente para surtir al número de pisos correspondiente, pues se espera o proyecta que haya un número de personas haciendo vida en ellos.

Ante cualquier omisión o error, los futuros habitantes del edificio tendrán problemas para habitarlo y no sentirán la seguridad de haber invertido en algo sustentable y que no represente una amenaza latente.